Los clientes de las compañías aseguradoras, de avales y seguros de caución pueden beneficiarse de la intención de la UE al querer relajar las exigencias de Solvencia II.