120.000 millones de euros dirigidos a dos metas principales: conseguir que Europa lidere el avance hacía una economía más verde y, al mismo tiempo, que sus mercados se recuperen cuanto antes del duro golpe que ha supuesto la COVID19.