fbpx
27 Jul 2021

La diferencia entre aval técnico y económico

El aval es un contrato con el que una persona física o jurídica (avalista) garantiza el cumplimiento de obligaciones económicas de un tercero (avalado), asumiendo resarcir una cantidad si el avalado no cumpliese con sus obligaciones.

Las entidades financieras pueden solicitar un aval cuando conceden un préstamo y las administraciones públicas lo hacen al contratar con un tercero la prestación de un servicio o la realización de una obra. 

Existen tres figuras importantes en los avales:

Avalista. Es la persona o institución que asume la responsabilidad en el caso de que el avalado incumpla sus compromisos. 

Beneficiario. Se trata de la  persona o institución receptora del importe a resarcir si hay interrupción del cumplimiento de obligaciones del avalado. 

Avalado. Persona que está respaldada por un tercero ante el incumplimiento de sus obligaciones.

¿Qué es un aval?

La interpretación del término aval se puede hacer desde diferentes puntos de vista, aunque todos giran sobre una misma idea.

La definición más sencilla es la que realiza el Banco de España, que considera el aval como una garantía y un compromiso de pago frente a un tercero.

También existen otras interpretaciones, que consideran el aval  como el bien o el activo que una persona presenta por el compromiso de una obligación frente a un tercero. Recibe diferentes denominaciones “fianzas”, “afianzamientos” o “garantías”.

Ejemplo de aval

Una muestra muy sencilla de aval es lo que ocurre en los préstamos bancarios.

Andrés es un joven de 21 años que trabaja media jornada y necesita dinero para un curso. Se dirige al banco y pide un crédito de 15.000 €.

A pesar de que  Andrés  vive con sus padres y no tiene muchos gastos, la entidad financiera  considera que su sueldo es tan bajo que tal vez no pueda asumir la deuda.

En este caso, le  exigen  a Andrés un aval, así que habla con su madre Sofía, quien se ofrece a ser su avalista. Si Andrés  no puede abonar el pasivo, el mismo pasa a ser de Sofía. Por lo general, la institución  también pide muestras de solvencia a Sofía.

¿Cuáles son los tipos de avales?  

Según su naturaleza:

Aval personal. Cuando la persona física o jurídica responde con todo su patrimonio presente y futuro ante el incumplimiento de sus obligaciones.

Aval real: La garantía se compone de bienes concretos y sirven de respaldo a la operación, puede ser un inmueble, vehículo, joyas, etc.. Si no se cumple con las obligaciones pactadas el beneficiario podrá vender los bienes para resarcir la deuda.

También existen  los avales económicos y técnicos

¿Qué es un aval económico?

Un aval económico cubre posibles impagos de cantidades dinerarias. La entidad se compromete a responder por el pago atrasado de una transacción comercial o de financiación (préstamos, pólizas de crédito, …).  A cambio, recibe una comisión periódica por parte del avalado.

La  ventaja de un aval económico es que garantiza la ejecución de un compromiso de pago. Por ejemplo,  ofrece mayor seguridad para poder concretar un negocio. 

Es importante, que sepa que adquirir un aval de una entidad bancaria genera un gasto periódico y puede conllevar pignoración de recursos económicos.

¿Qué es un aval técnico?

Se usa para garantizar un contrato, no garantiza una deuda u operación comercial / financiera.

Es exigido en los concursos públicos de las Administraciones Públicas para la adjudicación de contratos de obras o servicios. En la mayor parte de estos casos, se pide una garantía previa para poder participar en la licitación pública del contrato.

Un ejemplo de aval técnico serían los seguros de caución, perfectos para responder ante la administración publica en procesos de concesiones, licitaciones, adjudicaciones.

En Sammy Free estamos especializados en este tipo de garantías técnicas, cubriendo así proyectos tanto nacionales como internacionales en el marco de diferentes sectores.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp