fbpx
21 Abr 2022

Cómo obtener un seguro de caución

Un seguro de caución es, sin duda, la mejor elección para asegurar el cumplimiento de las obligaciones contractuales asumidos por su empresa. Como ya hemos explicado en otros posts, se trata de una garantía que ampara las obligaciones adquiridas con la compensación respectiva, en caso de que no sean cumplimentadas.

Aunque el seguro de caución es comparado con el aval bancario y otros tipos de garantías, sus ventajas sobre estas otras alternativas son destacables.

Por un lado, no computa en CIRBE que es la Central de Información de Riesgos del Banco de España; no necesita notaría, no tiene gastos mantenimiento, de estudio o cancelación y no suele implicar una inmovilización de fondos. Todo esto le da la posibilidad de optar a otros productos como préstamos, cuentas de crédito, descuento de pagarés, etc..

Además, la garantía es prestada por una compañía de seguros y no por una entidad bancaria, lo que hace que su emisión sea ágil y rápida, con condiciones más flexibles, y la cantidad garantizada no se refleja en el pasivo, sino que supone una cantidad deducible en la cuenta de explotación.

Todo esto se resume en mayor facilidad en el desarrollo de la actividad comercial de su empresa ya que se asegura que cumplirá, ante las diferentes administraciones públicas o el sector privado, con cada una de las responsabilidades económicas que sean exigidas como consecuencia del incumplimiento de las obligaciones derivadas de un contrato, ya sea una obra, suministro o prestación de servicios, o de una disposición legal.

Un aspecto a resaltar es que si decide sustituir avales bancarios por seguros de caución, su tesorería mejorará y su riesgo bancario disminuirá, lo que se traduce en que su solvencia aumentará. 

Todos los pasos para conseguir un seguro de caución

Lo más importante para obtener un seguro de caución es superar el análisis patrimonial y de solvencia al que será sometido el solicitante de la garantía.

Se hace de manera exhaustiva porque como el seguro de caución implica que la aseguradora responda en el caso de que la obligación pactada no sea cumplida, se debe evaluar la capacidad financiera del solicitante, para hacer frente a sus obligaciones.

Lo primero que debemos aclarar, siendo una duda muy frecuente, es que a un seguro de caución puede acceder cualquier particular. Esto significa que no es obligatorio ser una empresa para solicitarlo.

Lo que sí es importante es, en caso de ser un particular cumplir con la presentación de estos documentos:
1️⃣ Última declaración de la renta.
2️⃣ Información referente a su actividad profesional.
3️⃣ Cartera de clientes.

En el caso de las empresas se requieren como documentos económicos mínimos las cuentas anuales y las declaraciones de impuestos de IVA y sociedades.

De manera más específica se solicitan diferentes documentos como:
⏺️ Estados Financieros auditados de los dos últimos ejercicios (EEFF Consolidados y Organigrama en caso de Grupos de Empresas), y si no hay obligación de auditar, solo se hace la solicitud de la presentación de los EEFF depositados en el Registro Mercantil y el Impuesto de Sociedades.
⏺️ Resultados provisionales del último ejercicio no cerrado (EEFF Consolidados en caso de Grupos de Empresas).
⏺️ Dossier de la actividad económica.

Hay otros requisitos que pueden solicitarle como que su empresa tenga algún mínimo de años con operatividad, que tenga un patrimonio neto superior a un determinado importe, una facturación anual de un volumen en particular, que no haya registrado pérdidas en los últimos ejercicios, y que no tenga incidencias de impagos.

Depende del sector en el que funcione la empresa y el tipo de seguro de caución que vaya a contratar, es posible que se necesite otro tipo de información como referencias comerciales para verificar la calidad de los trabajos realizados con anterioridad.

Por último, si la empresa es de reciente creación, lo que significa que aún no han realizado su primera presentación de cuentas oficiales, la aseguradora puede solicitar otras garantías para el estudio, como las certificaciones de otras empresas que se posean, renta personal, etc…

Al cumplir con todos esos requisitos, puede contratar el seguro de caución con la tranquilidad de que no tendrá que pasar por una serie de trámites adicionales, que sí son solicitados en el caso de otros productos financieros semejantes como el aval bancario, que pide inmovilizar determinada cantidad de recursos propios.

También evita generar un incremento del perfil de riesgo porque, como ya explicamos, el seguro de caución no computa como riesgo en la Central de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

Asesoramiento para acceder a este seguro

Es evidente que los seguros de caución tienen un rol muy importante y fundamental en empresas de todos los tamaños y sectores porque reducen la incertidumbre. Además, su operatividad se incrementa con la proyección de ser un negocio serio y con respaldo financiero.

En Sammy Free somos especialistas en la gestión y análisis de los trámites respectivos para que contrate un seguro de caución. Tenemos más de 10 años de experiencia en esta labor, con más de 580 clientes satisfechos, y una cifra que supera las dos mil pólizas tramitadas de manera exitosa.

Contamos con seguros de caución en una diversa variedad de industrias, sectores y tamaños de empresas, y nuestro equipo altamente experimentado y capacitado está preparado para emitir una amplia gama de seguros de caución, según sean las necesidades de su proyecto y los requisitos específicos que sean solicitados.

Además, podemos diseñar seguros de caución a la medida de sus propias necesidades con flexibilidad y rapidez.

Nuestros expertos están dispuestos a asesorarle en ese cambio determinante para su empresa de sustituir un aval bancario por un seguro de caución.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Único bróker que gestiona garantías en 30 países europeos